Crónica de su paso por Granada de la VII Vuelta Ibérica de Ultraligeros. Por Ángel Gómez

Crónica de su paso por Granada de la VII Vuelta Ibérica de Ultraligeros. Por Ángel Gómez
Crónica de su paso por Granada de la VII Vuelta Ibérica de Ultraligeros. Por Ángel Gómez
Crónica de su paso por Granada de la VII Vuelta Ibérica de Ultraligeros. Por Ángel Gómez

Tal y como estaba previsto, la VII vuelta Ibérica de Ultraligeros llegó a Granada el pasado 6 de Agosto. A continuación os cuento los detalles de dicho evento.

Desde tempranas horas de la mañana Julio, Jose Luis, Pepe Ogalla y yo mismo estábamos en el campo haciendo los últimos preparativos para que la llegada de la vuelta se desarrollase en las mejores condiciones posibles. Estuvimos limpiando, regando las pistas de tierra, dando rulo y compactando, preparando el bar, organizando los aparcamientos, hasta colocamos una manga nueva que nos habia llegado la tarde anterior, todo ello bajo un sol abrasador, intentando que todo estuviese lo mejor posible.

Sobre las 11 de la mañana llegó el camión de Cervezas Alhambra cargadito de barriles de cerveza helada para apagar la sed de los pilotos que habrían de llegar y claro, tuvimos que hacer las correspondientes pruebas de degustación (por si no estaba lo suficientemente fria). Llegarón también los medios de comunicación, RTVE y Canal Sur TV, que desplazaron sendos equipos de cámaras y reporteros para cubrir el acontecimiento.

Sobre las 12 de la mañana se escucha: ¡ Allí llega el primero! Efectivamente, un Coyote entra en el tráfico del Campo y comienza a dar vueltas al mismo. Intento comunicar por radio en la frecuencia de nuestro campo con el avión pero nadie contesta. ¡ Las banderas, traeme las banderas rápido ! grito a Julio. Ya con las banderas en la mano le doy pista libre y le indico la pista en servicio, la 33, y el Coyote toma tierra sin problemas. Se trata de Aleix, que viene en vuelo directo desde Niebla (Huelva). Por cierto, que se baja muy cabreado porque no hemos contactado con el por la radio para darle instrucciones.

- ¿Como que no hemos intentado contactar? Llevo un rato llamando por nuestra frecuencia y no has contestado.
- ¿Como que por vuestra frecuencia? La vuelta está usando su propia frecuencia.
- ¡ Pues nadie se ha molestado en decirnosla ! y por tanto la frecuencia en servicio es la del campo, no la de la vuelta.

Ahora el que está cabreado soy yo, encima que llevamos varios dias trabajando como locos para que todo esté perfecto dejando incluso en mi caso mi lugar de veraneo en la costa durante varios dias con tal de arrimar el hombro, el primero que llega nos pega una bronca por algo de lo que el único culpable es la organización de la vuelta. ¡ Si se tiene previsto llegar a un campo que no es el tuyo, lo menos que se puede hacer es informarse de que frecuencia usa o indicar antes la que tu vas a usar ! Si empezamos asi le van a dar morcilla a la vuelta y a la madre que la parió (pienso yo). Al poco rato llega Aleix y me pide disculpas por haberse cabreado y me da la razón en que efectivamente debiamos haber sido informados de la frecuencia que llevaban, frecuencia que sintonizamos al momento para que ya no hubiese más problemas. ¡ Pelillos a la mar !

Pero pasan el tiempo y no llegan más participantes. Como la escala anterior era en Antequera llamamos por teléfono y nos informan que allí esta soplando fuerte el viento sur (el solano que le dicen) y que estan recomendando a los participantes que van llegando de que no despeguen hasta la tarde. Les decimos que aqui las condiciones son inmejorables (dicho dia ha sido el mejor dia de vuelo de todo el verano en nuestro campo, si una brizna de viento) y que lo mejor es que no se tome tierra en Antequera para evitar accidentes debidos al solano y que los aviones sigan vuelo hasta Granada, pero no hacen caso a nuestra recomendación y nos dejan esperando a nosotros, a los medios de comunicación, al restaurante que tenía la comida y la piscina preparada, al camión de la cerveza... Vamos que nos dejan colgados a todos. Todos los esfuerzos parece que no han servido para nada. Todo el programa que tanto tiempo llevábamos preparando se va al carajo:

- Comida y piscina al mediodia.
- Subida al Veleta y pruebas de precisión. (Trofeo Motonáutica Ogalla)
- Visita nocturna a la Alhambra.

¡¡¡ Todo se suspende por falta de participantes !!!

En fin, que le vamos a hacer. Entonces llega el Yiyi y nos da una buena noticia:

- Pues si no llega la gente yo llevo en el coche un jamón que te escacharras asi que como tenemos cerveza para emborrachar a un regimiento y jamón pá jartarnos que puñetas nos importa la vuelta.
- ¡ Al ataqueerrrrr ! (Voces al unísono de todos los que estabamos alli).
- ¡ José Luis, cortate unos tomates y pimientos para una ensalada !

 

Al evento se apuntan hasta los de la tele (¿Y quien no se apunta a un "peazo" jamón regado con abundante cerveza y aliñado con una ensalada "a lo que haiga"?)

En fin, que entre unas cosas y otras los presentes vamos pillando una buena cogorza con la cerveza Alhambra Especial que no cesa de fluir de los grifos del camión. A las 4 de la tarde el que suscribe fue a comprar pan pero no se ni donde ni como estuve comprándolo de la monumental cogorza que llevaba. Y así fue pasando la tarde hasta que comenzaron a llegar el resto de aviones y como por arte de magia se nos paso la tranca, me armé de walki y comencé a dar las instrucciones para el aterrizaje a los participantes, que fueron aparcando y atando los aviones en la pista que habiamos habilitado como parking.

Un Sky Ranger con problemas de radio comenzó a hacer tráficos en sentido contrario a los demás hasta que se dio cuenta de que iba mal. Yo intenté darle instrucciones, pero parece ser que solo recibia parte de lo que le comunicaba. De pronto, mientras otro avión iba a tomar por la pista 33 que era la que estaba en servicio, dicho avión intenta hacerlo por la 15. Ante la imposibilidad de comunicar por radio sacamos la bandera roja para evitar una colisión y en el último instante remontó el vuelo procediendo a tomar por la 33, con tan mala suerte que hizo una toma durísima, doblando la horquilla de la rueda delantera y consiguientemente rompiendo la hélice y saliéndose de la pista por un lateral totalmente fuera de control. Afortunadamente no hubo otros daños. Según nos comentaron después esta era ya la segunda hélice que rompía dicho piloto en la vuelta. Nos comentaron que no tenía aún mucha experiencia, pero claro el único sitio donde no pasa nada es en el sillón de casa delante de la tele, y la única forma de coger experiencia es haciendo horas de vuelo ¿no creeis?.

 

Una vez que llegaron se presenta un nuevo problema. En el camino para llegar al campo hay un puente y el Autocar que acompaña a la vuelta no puede pasar, y entre el campo y el Camping hay 3 km. Pues nada chicos. A darle a la pata. Ya era de noche y los pilotos comenzaron a bajar a hasta el autocar mientras Julio y yo con nuestros vehículos dábamos un viaje tras otro llevando a la gente para que la caminata fuese lo menor posible. ¿No hubiese sido mejor varias furgonetas en vez de un gran autocar? Sabiendo que muchos campos tienen un acceso complicado tal vez hubiese sido mejor idea (Este comentario lo hacian alguno de los participantes que llevé en mi coche hasta el autobus, comentario que suscribo sin reservas).

En fin, que una vez reunidos todos (ya sería sobre las 11 de la noche) nos desplazamos hasta el restaurante en Santa Fe donde nos esperaban desde el mediodia y se procedió a cenar en un ambiente relajado. Por cierto, alguno de los comensales se fue sin pagar las 1000 ptas. que costaba la cena por cabeza según nos informó el dueño del restaurante.

Sobre la 1'30 de la madrugada se terminó la cena y el autocar llevó a la gente al camping donde iban a hacer noche, y yo llevé de nuevo al campo de vuelo a alguno de los pilotos que habían montado las tiendas de campaña junto a los aviones con lo cual les ahorré una buena caminata a la luz de la luna.

Yo llegué a casa sobre las 3 de la mañana hecho polvo y me quedé frito al instante.

 

A las 9 de la mañana llegamos de nuevo al campo y ya había partido alguno de los pilotos más madrugadores en dirección a Baza. Por la noche habia llegado en un remolque un autogiro. El autogiro continuó la vuelta en vuelo.

Con sorpresa volvemos a recibir a los cámaras de RTVE y Canal Sur TV que el día antes no habían podido esperar a la vuelta, y como se lo pasaron tan bien pues volvieron por lo menos para grabar la salida, cosa que hicieron y emitieron en los noticiarios del mediodia. Se lo habian pasado tan bien el dia anterior con nosotros que no dudaron en volver nos dijeron.

 

Julio y yo decidimos salir con mi S7 Courier y acompañar a los participantes hasta Baza, a pesar de que el día no era muy bueno aeronáuticamente hablando, pues hacía un viento muy fuerte. Al llegar a Baza una fuerte ráfaga de viento cruzado estuvo a punto de volcar nuestro avión justo en el momento de tomar tierra, pero reaccionamos rápidamente con la palanca (Julio y yo a la vez) y todo quedo en un pequeño susto. A pesar de salir un buen rato después que el último de los participantes (incluso estuvo volando con Julio uno de los cámaras de TV que por poco si pierde la camara en vuelo de los meneos que había) adelantamos a varios aviones por el camino. En Baza repostaban los aviones que iban llegando y del fuerte viento incluso alguno trikes hubieron de ser atados al suelo y según repostaban despegaban con rumbo a Los Martínez (Murcia). Julio y yo nos volvimos para Granada.

Llegábamos ya a la altura de Guadix con viento en cola y una velocidad de unos 190 km/h de GPS cuando veo a unos 10 km a nuestra izquierda un gran movimiento de tierras que parece una nueva pista y nos desviamos a comprobarlo. Efectivamente se trata de una nueva pista del AMA que están construyendo, y es enorme. Tiene más de 1000 mts de longitud por unos 30 mts de ancho y la están construyendo de hormigón. Volveré dentro de unos días cuando esté terminada a probarla y tomar sus coordenadas y datos para publicarlos aqui. Volvemos a nuestra ruta y a la altura de Iznalloz veo que el manómetro de presión de gasolina no marca los 5 PSI habituales y está bajando alarmantemente rápido.

- Julio, nos estamos quedando sin presión de gasolina, ahora marca 2 PSI y va bajando.
- Bueno, si la bomba ha dejado de funcionar como llevamos los depósitos en lo alto deberá alimentarse por gravedad sin problema.
- Esperemos que asi sea, no me gustaría tener que tomar por aquí y destrozar el avión, no hay sitios en condiciones.
- A mi lo que me preocupa no es tomar en un rastrojo, sino que es lo que hacemos a las 2 de la tarde a pleno sol tirados en un rastrojo sin nada fresquito que beber...
- ¡ Seras capullo... !

No acabo de hacer este comentario cuando el motor comienza a ratear.

- ¿Por gravedad decias? y una leche, esto se nos va a parar ya.
- Corta un poco de motor, mete un punto de flaps y comienza a buscar un rastrojo. Intenta no perder altura.

El motor sigue rateando.

- Vamonos a la carretera (Hay una recta interesante en la carretera y hay poco trafico)
- No, a la carretera no, es más peligroso, busca un rastrojo lo mas llano posible.
- ¡ Espera ! ¡ Que llevamos la bomba manual (la pera) !
- ¿Y a que esperas? Venga y empieza a darle perazos pero ya !

No me habia acordado que a 10 cms del mando de gases, en mi mano izquierda bajo el asiento, cuando construí el avión le coloqué la clásica pera para bombear gasolina al motor, claro como nunca la uso...

Metí 3 ó 4 perazos y recobramos la presión normal de inmediato. El motor dejó de ratear.

- Espera, no le des más a ver si mantiene la presión.

Así lo hago y como por milagro la presión se mantiene.

- ¡Vamonos pá la pista echando leches vaya a ser que falle otra vez!

Y así lo hicimos. Posteriormente desmonté la bomba y estaba en perfectas condiciones. No he encontrado el fallo. Tal vez el calor provoco que se formasen gases en la bomba, o que se dilatasen las membranas o sabe Dios que. Julio está convencido de que ha sido el calor, he de reconocer que la bomba no está bien refrigerada, por lo que en próximos días procederé a cambiarla de sitio y ponerla donde se enfrie bien. Todos los dias se aprende algo.

En vista de que no se ha podido celebrar la 1ª subida al Veleta, estamos pensando en que este Otoño la volveremos a organizar. Los trofeos donados por Motonáutica Ogalla de Marbella siguen estando aquí, así que habremos de disputar la prueba aunque sea en otra fecha y con menos pilotos. Os informaremos de la fecha por si alguno os decidis a participar. En Granada siempre os esperaremos con los brazos abiertos.

Crónica de su paso por Granada de la VII Vuelta Ibérica de Ultraligeros. Por Ángel Gómez
Crónica de su paso por Granada de la VII Vuelta Ibérica de Ultraligeros. Por Ángel Gómez