Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez

Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez
Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez
Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez
Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez
Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez
Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez
Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez
Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez
Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez
Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez
Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez
Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez
Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez
Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez
Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez
Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez
Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez
Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez

Como os anunciaba en mi anterior crónica, Concentración de autogiros "Remolinos 99", el Sábado 31 de Julio nos fuimos desde Granada hasta Beas del Segura (Jaén) dos aviones de Aeroveleta, en concreto Marcelo al mando del Clipper XP-15 con Julio como copiloto y yo con mi S7-Courier.

Salimos de Granada a las 9'30 de la mañana en ruta directa hacia Beas, atravesando Sierra Mágina y a una altura de vuelo máxima de 2.600 mts. snm. llegando a Beas a las 10'40 tras una hora y 10 minutos de vuelo con unas condiciones extraordinarias, prácticamente ni un solo meneo durante el vuelo.

Al llegar a la vertical de las pistas (y que alegría de pistas) una de casi 1.500 mts. y la otra de 800, asfaltadas, aterricé en la cabecera de la pista 09 (la más larga) y paré en 100 metros, dándome un laaaaargo paseo rodando por la pista hasta la intersección de ambas, donde se encuentra situado el hangar de AeroJaén y el parking de aviones. Era el primer avión que llegaba esa mañana al campo. A continuación aterrizaron Marcelo y Julio en la misma pista y se permitieron el lujo de volver a despegar y aterrizar en la misma para no tener que rodar por tierra hasta la intersección. Allí nos esperaba Paco que junto con Ricardo, el ingeniero de AeroJaén, nos estaba esperando mientras hacían la revisión del motor Limbach de un motovelero RF5-AJ1 Serranía de los que allí se fabrican.

A los pocos minutos comenzaron a llegar alguno de los participantes aéreos en la Ruta, en concreto un Shadow, un Avid Flyer, un Coyote II un X-Air, varios paramotores, tres trikes y un engendro mezcla de trike-parapente-paracaídas, evidentemente de construcción amateur tras una detallada inspección del mismo en tierra, que aterrizó tras 4 intentos fallidos. Posteriormente y tras quitar el parapente-paracaídas de dicho engendro, su piloto dispuso de dar una vuelta por la pista a toda velocidad, perdiendo la gorra que pasó a través de la hélice quedando hecha tirillas y, por suerte, sin sufrir la hélice daño alguno. Posteriormente llegó un S-9 Chaos.

El viento, nulo a nuestra llegada, había comenzado a soplar a los pocos minutos cada vez con más intensidad manteniéndose así ya toda la jornada.

Transcurrió la mañana sin más novedades y Paco nos estuvo mostrando los motoveleros incluido el de nuestro amigo y compañero de vuelos Manolo, que tiene mas detalles que el mayordomo de Ferrero Rocher, y el prototipo del nuevo VLA que fabricará AeroJaén próximamente.

Se trata de un avión biplaza, construido en fibra, triciclo y motorizado con un Limbach de 4 tiempos y 80 CV. Este avión promete ser una buena máquina en su segmento, con una amplitud y visibilidad desde la cabina impresionantes. Cuando esté terminado prometo hacer un reportaje a fondo del mismo. De momento os pongo unas fotos de como va la construcción del mismo.

Tras la visita a la fábrica de AeroJaén nos fuimos a comer Marcelo, Paco, Julio, Ricardo, Juan Manuel (gerente de AeroJaén), su hijo y yo a un mesón de las cercanías y con un calor que ni en el Sahara. Como anécdota de la comida cabe destacar el exagerado sentido de la economía de los propietarios del mesón que, tras muchos ruegos, nos encendieron un aparato de aire acondicionado situado junto a la mesa cuando ya comenzábamos el segundo plato y antes de terminar los postres ya nos lo habían apagado, con lo cual puede decirse que nos echaron del mismo pues no tomamos ni un café ni las consiguientes copas que inevitablemente lo siguen...

Después Paco, Marcelo, Julio y yo nos montamos en la furgoneta de Marcelo, ¡que no tiene aire acondicionado! y nos fuimos hacia el interior de las Sierras de Cazorla y Segura en busca de un lugar fresquito donde pasar la siesta con un cubalibre en la mano, un arroyo fresquito donde mojar los pies y tumbados a la sombra de algún pino. Y así pasamos la tarde, viajando por la sierra por caminos de cabras pero admirando un paisaje de los que ya quedan pocos y parando en algún chiringuito del camino para refrescarnos del agobiante calor reinante.

Sobre las 8'30 de la tarde llegamos de nuevo al campo de vuelo y ya estaban llegando los participantes de la ruta, motos, coches, quads, paramotores y algún trike más. Los aviones que habían llegado por la mañana comenzaron a hacer vuelos rasantes sobre las pistas a la vez que los pilotos de las motos y los quads hacían "exhibición" de sus habilidades en las pistas de vuelo, con lo que se produjeron varias situaciones de peligro al cruzarse dichos vehículos de una pista a otra sin mirar y sin atender a las indicaciones de los organizadores. En fin, un caos organizativo donde todos iban a lucirse de la forma que fuese sin pensar en las consecuencias. En concreto hubo dos situaciones verdaderamente comprometidas, una de ellas protagonizada por una moto que cruzó la pista sin atender a las señales de que se parara de los organizadores cuando un avión iba a tomar tierra teniendo éste que abortar la toma en el último instante, y otra cuando un trike efectuaba un vuelo rasante por la pista y un paramotor despegó interponiéndose en su camino, teniendo el trike que remontar el vuelo bruscamente para evitar la colisión con el paramotor. Ante todo este mogollón yo opté por no volar y quedarme en tierra y Julio estuvo dando un montón de bautizos de vuelo con el Clipper a todos aquellos que se lo pidieron.

Destaco también la formidable acogida y la gran cantidad de elogios que recibió el Clipper por parte de muchos de los pilotos y no pilotos que allí estaban, y es que hay que reconocer que es hoy por hoy el mejor trike que se puede encontrar en el mercado en cuanto a calidad, prestaciones y acabado.

Llegados ya todos los participantes organizaron una especie de caravana organizada para hacer unas tomas para las cámaras de televisión tras lo cual se dio por terminada la aventura y se marcharon todos a cenar, quedando únicamente Julio volando que no paraba de dar bautizos.

Cuando ya no se podía volar más porque la noche se estaba echando encima, guardó el Clipper en el hangar y yo até mi S7 a unas piquetas en el suelo y nos marchamos a cenar con los amigos de Beas. Solo os diré que la fiesta la terminamos a las 5 de la mañana, y sólo debido a que debíamos dormir siquiera un par de horas antes de preparar nuestro regreso a Granada. Si vais por Beas os recomiendo una visita al "Ruedas", que es una terraza donde se sabe cuando se entra pero nunca se sabe cuando se va a salir... ¡ Vaya marcha que tiene el personal de Beas...!

Como os decía, a las 5 de la mañana Paco y Julio se tumbaron en el suelo de la nave de AeroJaén, y Marcelo y yo nos acostamos en la furgoneta para dormir un rato y a las 7 de la mañana ya estábamos como nuevos (es un decir) desayunando en el bar de la gasolinera y preparándonos para el regreso a Granada. Despegamos sobre las 9 menos cuarto de la mañana y emprendimos el regreso, esta vez con Paco al mando del Clipper y Julio de nuevo como copiloto llegando a Granada sobre las 10 de la mañana tras un apacible vuelo.

 

Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez
Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez
Llegada a Beas del Segura de la IV Ruta aeroterrestre del Guadalquivir. Por Ángel Gómez