La Historia interminable por fin ha terminado. Mi Courier ya tiene patas... en condiciones.

La Historia interminable por fin ha terminado. Mi Courier ya tiene patas... en condiciones.

Por Ángel Gómez

Bueno, pues el titular ya lo dice todo. Por fín he encontrado unas patas decentes para mi Courier. Tras una incansable búsqueda de materiales que pudiesen servirme, casualmente he dado con un material que funciona perfectamente: El acero inoxidable.

Los que habéis seguido ésta historia a través de éstas páginas ya sabeis que el tren de aterrizaje, concretamente las patas, que me suministraron con el kit de mi RANS S-7 Courier, no servían para nada, pues a las pocas tomas ya estaban dobladas por el encastre con el fuselaje. El hecho no habría tenido mucha más trascendencia salvo por la respuesta que me dieron en CEDIMEX, importador de dicho avíon para España, que venía a decir, más o menos, que ya sabían que esas patas no funcionaban, que ya habían resuelto el problema con otras nuevas pero que el cambiarmelas me iba a costar 75.000 Ptas. + IVA, negándome yo en rotundo a abonar ninguna cantidad por algo a lo que creo (y cualquier persona sensata creería) tengo derecho.

Pues bien, tras cambiar algunos correos con CEDIMEX a lo único que llegaron fue ofrecerme el no cobrarme los portes desde USA hasta España. Sin comentarios. Bueno, en cuanto a éste tema creo que ya todos habeis forjado vuestra idea de como algunas empresas operan en éste pais por lo que, definitivamente y para siempre, corro un "estúpido" velo sobre el particular.

Lo primero que hice para intentar arreglar el asunto sin costo económico fué enderezar las patas. Imagino que ya sabreis que se volvieron a doblar de inmediato aunque yo ya esperaba eso, el caso era seguir volando...

Lo siguiente fue enderezarlas y darles la vuelta, es decir, poner la parte doblada en las ruedas y la parte de éstas en el fuselaje, ya que el doblez aparecía por el encastre con el fuselaje. Conseguí aguantar unas cuantas horas mas.

A continuación, y aprovechando que tenemos algún stock de material, hice unas patas con un macizo de aluminio. No duró ni cinco minutos, no porque se doblase, no, que no se dobló, sino porque parecía que el avión iba subido en dos muelles de lo que bailaban.

 

Quitados los macizos de aluminio volví a enderezar las patas pero ésta vez lo que hice fué meter un macizo de aluminio dentro de las patas de acero, estando sólo cogido a la pata de acero por la parte superior para permitir que al ser materiales de diferente naturaleza las dilataciones, ballesteos, etc. pudiesen realizarse sin problema. Esta solución no ha sido mala, y he aguantado sin problemas unas 200 horas hasta que hace unos dias un desplome fuerte hizo que se doblasen de nuevo, por lo que hube de ponerme a pensar nuevamente.

Lo siguiente que pensé, tras ver en una revista una foto del Kitfox de Miguel Angel Gordillo es ponerle una ballesta de aluminio. Me pongo en contacto con Miguel Angel y me pasa la información. Tiene una ballesta especialmente traida de USA y vale una pasta. Casualmente Miguel Angel venía a Granada unos días después y tuvimos la ocasión de conocernos y pasar unas horas juntos. Un abrazo Miguel Angel. Pues me pongo a diseñar una ballesta de aluminio por mi cuenta pensando en comprar la pletina, doblarla y hacérmela yo, que es más barato, pero el sistema de cogida al Courier no me convence por lo que sigo pensando en el asunto, bueno, en como bajar el precio al asunto.

Entretanto, haciendo diversas gestiones, pensé en hacer dicha ballesta de titanio o, más simplemente, poner dos barras macizas de titanio. Si el titanio se dobla... le pego fuego al avión. Tras localizarlas en Gran Bretaña y estar a punto de pasar el pedido, aunque me pedían 260 Libras por las patas, y la ballesta ni me la presupuestaron, y sin saber porqué se me ocurrió probar con acero inoxidable, infinítamente más barato.

Dicho y hecho. Una visita a un almacén de aceros inoxidables y compruebo que el diámetro de barra que necesito, 32 mm, está disponible "in situ". Su precio: 8 veces menor que lo que me pedían por el acero de RANS y por el titanio. Sobre la marcha comprado.

He hecho las patas y las he colocado. Chapó. Funcionan a las mil maravillas. Son elásticas, no se doblan, y eso que ya he hecho un desplome intencionado para probarlas. Ni el más mínimo indicio de doblez. Un poco más pesadas que las originales pero funcionando de primera, ya llevo unas 50 horas con ellas puestas y siguen como el primer día.

 

 

Asunto solucionado.

Ya sólo me queda deciros que si alguien tiene un problema similar no tiene más que ponerse en contacto con nosotros y darnos la medida de patas que desea ya que estamos en disposición de suministrar casi cualquier medida y a unos precios que no tienen nada que ver con el "Acero elástico chapado en oro" que intentan vendernos en RANS.

Fin de la historia interminable.